El Espíritu de alegría, superación y solidaridad, el buen humor y la “marcha” es fiel reflejo de Carolina y Francisco.