DÍA 28 DE DICIEMBRE DE 1882.- muere Madre Francisca del Espíritu Santo. Antes de despedirse de las hermanas, la Madre miró a cada una de ellas, como para penetrar en el fondo de su corazón, se leía en sus labios lo que sería su última voluntad; “¡Regularidad, Caridad, Obediencia!”
El día de Navidad recibió los últimos Sacramentos con una conmovedora piedad. “No digáis a mi familia que venga, mi familia sois vosotras”. Sus últimos pensamientos eran para su obrar. Ofreció su vida por la Iglesia, por la Congregación, por todos los que la habían hecho sufrir.
El 28 de diciembre a las dos de la madrugada, asistida por un Sacerdote, sin esfuerzos y sin dolor, se dormía piadosamente besando el Crucifijo.
“YO HE TERMINADO MI TAREA, VAIS A COMENZAR LA VUESTRA”. Carolina Barón desde el cielo continúa su obra, dirigiendo y sosteniendo a sus hijas.